Calidad

LA CAMA PERFECTA

“DE UNA CAMA VENIMOS Y A UNA CAMA VOLVEREMOS”

La cama es el alfa y omega de un hotel. Todo empieza y termina allí.  La vida se ordena en torno a ella. Es la razón de ser del lobby, el sándwich club y los huevos Benedict. Es lo que sostiene todo el relato. Por eso, a una cama le pedimos mucho. Los clientes, es a lo que más valoración le otorgan a la hora de calificar su estancia en el hotel.

La cama de un hotel nunca puede quedarse en la excusa o la chanza de lo accesorio, queridos hoteleros, la cama lo es to-do , así que tomen ustedes buena nota y no olviden nunca que todo movimiento requiere dolor, así que regalen buen descanso, para ello es fundamental dotar a sus hoteles de canapés y colchones de calidad.

¿Alguna vez nos hemos preguntado por qué las camas de hotel son tan confortables y acogedoras? Su aspecto suave, pulcro e impecable invita al descanso con solo mirarlas y su tacto provoca un sensacional placer y bienestar. Pero claro para que esto ocurra se tienen que dar las siguientes circunstancias:

  1. Calidad en sus materiales, como ya he mencionado anteriormente, buenos colchones y canapés.
  2. Ropa de cama. Sábanas y almohadas de algodón de hilo egipcio, ya que son posiblemente las mas lujosas, confortables y duraderas que existen en el mercado. El algodón egipcio destaca por el numero de hilos que componen la urdimbre (hilos que se disponen longitudinalmente en el telar).
  3. Técnica de realización de la cama. Vestir una cama con el outfit de un hotel requiere prestar atención a las capas, lo que en términos de andar por casa denominamos sándwich, que consiste en envolver un mullido edredón nórdico entre la sábana bajera y la colcha blanca o en muchos casos otra sábana.

Por lo tanto, descubrimos la clave del confort: el secreto está en las capas. Sobre la sábana bajera, se dispone la encimera, el nórdico y finalmente la colcha o tercera sábana, todo ello coronado por cuatro almohadones o cuadrantes a ser posible de pluma.

Hacer diariamente un numero de camas importante requiere una técnica eficaz y rápida:

  • Ventanas abiertas para airear colchones
  • Separar ligeramente la cama del cabecero para hacerla desde arriba
  • Se extiende sábana, primero bajera y encimera a la que dejaremos unos 50 cm colgando en la parte del cabecero
  • Colocación del nórdico y la colcha o tercera sabana, y se voltea la parte superior que dejamos colgando (lo que sería el embozo)
  • Pequeño truco para eliminar arrugas: rociaremos ligeramente la cama con un pulverizador con agua y si queremos unas gotitas de alguna fragancia especial, que hará magia sobre las arrugas.
  • Se colocan todos los extremos perfectamente tensados y ajustados a la cama, se remeterán por los laterales.
  • Finalmente emplearemos la técnica “HOSPITAL CORNER”, empleada para doblar las esquinas y hacer los llamados “picos”. Es una manera fantástica para evitar el aspecto arrugado que produce el intentar encajar la sábana en estos ángulos.

El resultado es un aspecto que se asemeja a un regalo envuelto

Las sábanas y las almohadas son todo. Que nadie se equivoque, no sirven para cubrirse, son como el vestido que nos ponemos al llegar la noche. Cursilerías aparte…si la ropa de cama falla, se nos desmorona el mundo. Por fallar hablamos de aspereza, estampados y colores oscuros, suciedad, roturas., e insisto en que siempre deben estar IMPOLUTAS.

Y por último decir que en toda cama de hotel siempre debe parecer que somos los primeros que vamos a dormir en ella. Antes no hubo nadie…. Después no lo habrá….

El mundo empieza y termina en nosotros.

Rafi Prieto

Comments are closed.